Baccarat

Introducción
Baccarat es un excitante juego de cartas en el que hay tres formas de apostar entre las cuales los jugadores pueden elegir. Todo jugador podrá apostar a la mano del banquero (banker) o a la mano del jugador (player) o al empate (tie). Por eso, el Baccarat se lo define como un juego de azar puro.

El objetivo
El objetivo de Baccarat consiste en apostar cuál de las dos manos (del jugador o de la banca), totalizará un puntaje lo más cercano posible a 9 con las dos cartas distribuidas. Además, los jugadores tendrán la opción de apostar al empate (tie).


Las reglas del juego
El Baccarat es un juego bastante sencillo. Al igual que en el Black Jack, es importante conocer el valor de las cartas. En este juego las cartas del 2 al 9 mantienen su valor numérico. En este caso, los ases valen 1 punto, las cartas con figuras y dieces cuentan como cero. Cada juego de Baccarat comienza con una primera ronda de apuestas.

El jugador tiene tres opciones a las que puede apostar: a que gane la banca, a que gane el jugador, o a que habrá un empate (tie). Después de las primeras apuestas, el dealer reparte dos cartas tanto a los jugadores como a la banca. A continuación, se determinará si el total de cualquiera de ambos lados es 8 o 9, a eso se le llaman un 'natural'. Si este es el caso, no se repartirán más cartas, por lo cual la partida terminará. Si el jugador ha apostado a la mano ganadora, ganará la partida. En caso contrario, perderá dicha partida. Si el total de ninguna de las dos manos es 'natural', se repartirá otra carta a ambas manos para determinar cuál es la ganadora. Cuando la puntuación es de 0, 1, 2, 3, 4, o 5 se repartirá al jugador una carta adicional. Todo jugador que tenga una puntuación más alta no recibirá una carta adicional. Finalmente, se determinará el valor de las manos de dos (o tres) cartas. Si el jugador hubiese apostado correctamente, vencerá. Puede ser que el total de puntos de una mano superara la cantidad de diez puntos.

Si fuera así, entonces se procederá a restar 10 puntos a dicha cantidad. Por ejemplo: Si en una mano el jugador tiene un 4 y un 6, su valor es 0. Dicho jugador recibirá una (tercera) carta adicional.

Pagos
Asimismo, los pagos de Baccarat son muy directos y fáciles de entender. El empate (tie) se considera poco frecuente, por lo que el jugador que haya apostado por empate, se le pagará su apuesta 8 a 1. Con las otras dos opciones si se apuesta por la mano ganadora de la banca o si se apuesta por la mano ganadora de un jugador - al jugador que gane la apuesta, se paga 1 a 1.